Ropa interior de embarazo y lactancia. Mamaguapa

Si buscas ropa interior cómoda y bonita, para el embarazo y la lactancia, sigue leyendo, que os hablo de Mamaguapa.

Continue reading “Ropa interior de embarazo y lactancia. Mamaguapa”

20171020_180950-01

Hipogalactia. Por qué no tengo leche?

Quizás has oído esta palabra o quizás no, pero seguro que has oído o tu misma te has planteado la pregunta del millón: tendré leche??  Siempre que hablo de esto hago referencia al miedo ancestral de las mujeres a no servir para lo que fuimos creadas. No es que todas tengamos que dar teta o tener hijos si o si, pero es innegable que nuestros cuerpos están diseñados para crear vidas y sacarlas adelante con el producto de su secreción. Pero la naturaleza no es perfecta amiga, y nosotras tampoco. Son muy pocas las veces que nos encontramos con casos de hipogalactias reales pero ahí están. Esta vez voy ha hablarte de hipogalactia NO real. 


Primero dejar claro que el concepto hipogalactia hace referencia a la escasez de leche materna hasta el punto de no poder alimentar de forma exclusiva a nuestro bebé. El principal problema por el que la mayoría cae en una hipogalactia no real es el malísimo manejo de la lactancia. Por desgracia son demasiados los mitos y las malas prácticas en torno a la lactancia materna. Si se empieza a poner horarios y a interferir en la duración de las tomas, mal vamos. La demanda de un bebé es libre como el viento. El decide cómo, cuándo y cuánto. Atendiendo esta demanda produciremos en base a ella. Hay que escuchar a nuestro cuerpo y dejarlo conectar con el del bebé. De esta forma todo fluye! Otras veces no ponemos trabas a su demanda pero el bebé llora mucho, no sube de peso y puede que nos esté haciendo incluso heridas horribles que además duelen un montón y las tomas son una tortura. Si tras revisar el agarre todo esta bien es valorable comprobar el frenillo del bebé. Una anquiloglosia (bonito palabro) puede estar dando problemas en la transferencia de leche. Importante: todos tenemos frenillo pero no todos tenemos anquiloglosia. Esto puede hacer que la producción baje pero es reversible si se trata. Las frenectomías son cada vez más frecuentes y salvan muchísimos casos de lactancias abocadas al fracaso. Una cesárea poco humanizada o de urgencia, demasiado tiempo separada de tu bebé y sin piel con piel tras el parto también puede relentizar la subida de leche. Ojo, una cesárea no es sinónimo de problemas en la lactancia. Es verdad que no favorece nada de nada, pero hay muchas mujeres que no tienen ningún problema y esto hay que tenerlo claro. Ya de por sí la palabra cesárea nos da bastante miedo como para que encima vaya de la mano con  problemas en la lactanciaUn IMC superior a 30 y diabetes anterior o gestacional también puede hacer que la leche tarde en subir algo más de lo normal.También hay fármacos que pueden inhibir la lactancia. En el caso de la cabergolina, más conocida como Dostinex, es un hecho puesto que éste sirve para inhibir por completo cuando no se desea dar de mamar tras el parto. Quiero contarte que esto podría ser reversible y con la ayuda decuada se podría relactar. Existen otros medicamentos que también inhiben la lactancia. A veces nos prescriben una medicación y al poco tiempo nos damos cuenta de que la producción escasea. Tan sencillo como suspender el tratamiento y buscar una alternativa adecuada a nuestra situación. Nota: siempre, siempre que te prescriban un fármaco consulta su compatibilidad en e-lactancia. A veces el medicamento es compatible porque no daña a nuestro bebé pero incide directamente sobre la producción. La retención de placenta es algo más complicado. El cerebro recibe la orden de comenzar a fabricar leche cuando la placenta se desprende de nuestro cuerpo. Si por el motivo que sea se retiene algo de placenta, ésta señal no llega al cerebro. Realmente no es lo que más preocupa, mantener placenta dentro puede dar lugar a fiebres y a una infección seria. Todo se resuelve con una pequeña intervención, por lo tanto la hipogalactia es reversible. Una reducción post mastitis también es posible. Hasta que todo vuelve a su estado normal puede que haya una bajada en la producción, nada que no pueda resolver un manejo normal de la lactancia a demanda.

Como ves son varios los casos en los que se puede tener hipogalactia y no es real porque se puede solucionar rápidamente. Pero cuántas veces habremos oído la canción del no tenía leche. Y las que nos quedarán! Se paciente, lee sobre ello, busca un grupo de apoyo a la lactancia, rodearse de mujeres que pasan por tu mismo momento es muy beneficioso y ayuda a ver las cosas con más perspectiva. 

Has pasado por alguna de éstas situaciones? Conoces a alguna mamá que pueda estar bloqueada en estas circunstancias? Comparte el post si crees que puede echar una mano a alguien, en el próximo te contaré las causas reales de hipogalactia. Gracias!

20171020_180950-01

Probando sujetador Bravado

Hace unos días publiqué en la fanpage que Medela España me había obsequiado con algunos chismes geniales y que por supuesto te iba a contar mi experiencia con ellos. Bien, hoy va sobre el nuevo sujetador Bravado Silk Seamless.

Mi primera lactancia duró 20 meses y la segunda esta por llegar a los 10. En todo este tiempo he probado de todo e incluso he intentado volver a mis sujetadores habituales. Se puede decir que tengo un máster en lo que a sujetadores se refiere. En mi juventud trabajé en corsetería mientras estudiaba y es un mundo bastante interesante el de la ropa interior en general.

image

Cuando llegó lo lavé a máquina junto con la ropa blanca de mis niños. A 30°, jabón suave para pieles sensibles y nunca pongo suavizante. Mi primera pregunta sobre el sujetador fue que si resiste bien a los lavados. Respuesta afirmativa. Las que llevamos tiempo lactando sabemos que fácilmente un sujetador de lactancia puede lavarse incluso varias veces al día, sobre todo si eres de las que se te escapa constantemente la leche incluso bien avanzada la lactancia. Tengo que decir que los nuevos discos absorbentes desechables de Medela son buenísimos, pero como todo en esta vida, hay momentos en los que no les cabe mas o simplemente se te ha olvidado ponertelos! Personalmente uso los lavables de la misma marca y me encantan. Ya te contaré como sigue de aquí a unas semanas de lavado intenso.

Siguiente pregunta; se clava en los hombros? No es una de mis inquietudes a la hora de escoger sujetador, no lo ha sido nunca pero en el grupo de lactancia y hablando con otras madres es una pregunta común. “Si el pecho pesa, de los hombros cuelga, que decía mi abuela. Los tirantes tienen un ancho aceptable y las gomas son de muy buena calidad (no se deforman). Tiene una forma muy cómoda y respetuosa con el cuerpo, se adapta fenomenal. Los laterales son bastante anchos. Esto permite que si estas algo mas gordita no se te clave en esa zona. Al final de mi segundo embarazo con 20 kilos de más tuve ocasión de comprobar que cuando un sujetador te aprieta en esa zona es insoportable y además pica una barbaridad si se te clavan las costuras.

image

Por supuesto no tiene aros! En el grupo de lactancia muchas veces preguntan si se puede volver a los aros precisamente porque no sentís que los que usáis sin aro os recoja el pecho lo suficiente. No es muy recomendable utilizar aros porque al ser rígidos se es mas susceptible de sufrir obstrucciones. Es increíble pero mas del 80% de las mujeres no utiliza una talla adecuada y es muy probable que tengas una mala experiencia. Peeero, para gustos… He probado sujetadores de lactancia sin aros y con aros, porque también los hay. No hay color. El Body Silk Seamless lleva un refuerzo bajo el pecho que no solo sujeta, es que notas que sujeta. Y es que soporta hasta 27 kilos!!

image

Otro detalle que me ha gustado muchísimo es que cuando bajas la copa para lactar no lleva el típico trozo de tela que queda por encima del pecho ofreciendo una apertura total de la copa. No se a ti, pero a mi siempre me lo mojan de leche, se lo comen o les molesta en el ojo. Este sujetador lleva una tira de tela muy suave y discreta que después de la lactancia puedes cortar para convertir tu sujetador de lactancia en uno normal. Y cómo es esto!? Pues muy fácil! Los sujetadores Bravado traen un enganche muy mono en en forma de B que puedes sustituir por el clip típico de los sujetadores de lactancia que se utiliza para bajar la copa, convirtiéndolo en un sujetador normal. Dentro de las copas hay un pequeño bolsillo para meter unas cazoletas de foam. Esto permite “rellenar” un poco el sujetador y que no se marque nada a través de la ropa. Pero si no te gusta puedes usarlo sin ellas ya que son extraíbles.
Su tejido es (90% nailon y 10% elastano) suave con una banda inferior muy cómoda que no aprieta nada pero que sujeta el pecho divinamente. Ahora mismo disponen de 6 colores distintos, 4 tallas y hasta la copa F.

Qué dónde puedes conseguir uno? Pues en tiendas de puericultura, pinchando aquí mismo y por supuesto en El Corte Inglés. Es un regalo imprescindible para la futura mamá que puede utilizarse desde el embarazo ya que se ajusta estupendamente al cuerpo cambiante de la mujer embrazada.

image