Dormimos?

A menudo solemos oír a padres y madres hablar sobre sus hijos y uno de los temas principales suele ser el sueño. Que si mi hijo ni duerme nada, que si el mío duerme 12h desde los 6 meses, que si el mío si duerme siesta luego no pegamos ojo.. Y así podría seguir.
Partiendo de la base de que tenemos una idea equivocada de lo que es la maternidad surgen los problemas. Lo normal es no dormir. Si, te sorprende? Tendemos a tener una idea idealizada de lo que es tener hijos. No entiendo porqué cuando yo sólo veo familias que en su mayoría no descansan hasta los 3 años (o más). Supongo que es lo que nos queremos creer o lo que la industria farmacéutica nos quiere vender. Que si infusiones para que descansen mejor, que si pañales que les permite dormir más secos, que si “complementos alimenticios” sin receta para que duerman (durmamos) de una vez..

image

Ninguno tenemos la fórmula definitiva pero cada familia puede buscar la suya propia. No podemos sólo quejarnos y seguir sin descansar.

Analicemos la situación.
Primero vamos a preguntarnos porqué no dormimos. Hay un montón de causas por las que  nuestro hijo este molesto y no duerma. Algunas de ellas pueden ser problemas médicos que debemos descartar. Se trata de ir haciendo ensayo/error hasta que demos con, o bien el problema que no os deja dormir o con la “fórmula familiar” que os permita descansar lo mejor posible.

Es importante entender que el sueño es un proceso evolutivo en el que cada día se avanza un poquito hacia delante.
Leyendo Dormir sin Lágrimas, de Rosa Jové, logré entender este proceso. Comprendí que si el bebé se despierta porque necesita comer o necesita cariños es únicamente por supervivencia. Sólo haceros las preguntas adecuadas. Debido al ritmo de vida que nos impone esta sociedad ya deberíamos haber evolucionado lo suficiente como para que nuestras crías duerman toda la noche. De modo que si no ha sido así es porque realmente nuestras crías garantizan su supervivencia de ese modo.
image

Se que estarás pensando que entonces quién garantiza tu supervivencia cuando tienes que coger el coche para ir al trabajo después de unas cuantas noches en vela.
Aquí es cuando yo te digo que el colecho es una opción que a mi me ha permitido dormir muchas noches en 13 meses. Cómo veis digo muchas y no todas. Porque cuando se acepta que los bebés se despiertan, hacer unos cuantos breaks durante la noche no sienta tan mal cuando no tienes que andar saliendo de tu cama o de excursión por el pasillo para meterle la teta en la boca. Así duermes tu, duerme tu pareja y duerme tu bebé.

image

Esta decisión nuestra nos ha costado la crítica de muchos de quienes nos rodean. Incluso conozco familias que colechan con reparo. Familias, colechar no es malo siempre y cuando se tomen las medidas de seguridad recomendadas. Incluso reduce el riesgo de muerte súbita.. Por algo será!

El sueño interfiere en la vida diaria y en nuestro rendimiento.
Con todo esto quiero transmitir el mensaje de que cualquier cosa que hagas para mejorar la calidad del sueño familiar es la correcta y al mundo no le importa.  

Recordaros que ser padres es un don precioso, sólo hay que saber cultivarlo ante todo con mucho amor. Que cada uno actúe como su corazón le inspire.

image

0 thoughts on “Dormimos?

  1. No hay más que ver que todos los artificios que nos intentan vender son para que duerman y no son más que eso, artificios para darle la vuelta a sus necesidades.
    El colecho tiene muchos detractores y genera grandes debates, cosa que no entiendo, si quieres colechar, colecha, si no quieres, no coleches, no es necesario que un bando recrimine nada al otro. Es cierto que es una práctica que tiene riesgos, pero únicamente en caso de padres fumadores, alcohólicos, drogadictos… que afortunadamente son minoría. Además, incluso para esos casos, existen las cunas de colecho, que reúnen las ventajas de compartir cama, minimizando los riesgos.

  2. Totalmente de acuerdo contigo!
    Hoy sentí mucha pena cuando leí la consulta de una mami en un grupo de Facebook, que decía que tenía un bebé de un mes y que era un llorón y que no dormía por las noches. Que le dejaba llorar y llorar pero que no se callaba, que solo se calmaba cuando lo cogía en brazos. Que qué podía hacer…
    Y para mí la respuesta era muy fácil, le coges y se calma, pues cogerle!!!!
    Pero no se cuando nos contaron la milonga de que los niños se acostumbran a los brazos, de que si no duermen del tirón es que hay un problema, etc. Y nos la creímos!
    El colecho también ha sido mi solución. Al principio me daba miedo aplastarla, por la presión que te mete la gente, pero al final como estaba rendida y nos quedábamos dormidas en la cama mientras mamaba y amanecíamos así, me di vuenta de que no pasaba nada. Y así seguimos 23 meses después. Así descansamos todos y somos felices.
    Cada familia como tu dices debe buscar su fórmula, pero la mayoría de las veces la elegimos mal por presiones sociales, miedos y prejuicios. Y es que a nadie le debe importar la intimidad de nuestro hogar.
    A mi “Dormir sin lágrimas” también me ayudó muchísimo a entender muchas cosas sobre el sueño infantil, ese gran desconocido, que creo que junto con la lactancia está lleno de mitos y malos consejos muchas veces provenientes de personal sanitario.
    Por suerte estamos en la era de la información…
    Un saludo!