La otra cara de la lactancia. Continuar amamantando.

Tu bebé acaba de llegar al mundo y tu decisión es alimentarlo a pecho. Pero según pasan los días todo se va volviendo muy cuesta arriba. Horas y horas en la teta, esto qué es?! No tienes tiempo para nada y te planteas si continuar amamantando.

Muchas veces he oído decir que la lactancia es esclava. Que quita de muchísimo tiempo físico para hacer nada de lo que hay que hacer.

Pero.. qué es lo que hay que hacer

Cierto que quizás lo haya oído más veces en las madres principiantes. Odio el término primerizas.
A mí misma me ha pasado. Volver a casa con tu bebé recién llegado y darte cuenta de que por mucho que corras tras tu vida de antes, ésta corre más que tu. De hecho corre casi tanto como las pelusas que empiezan a acumularse por debajo del sillón. O el montón de ropa en el cubo del sucio. O en el del limpio, benditas secadoras.
Mientras tu SOLAMENTE has pasado las horas muertas amamantando a tu bebé. Porque si, hay bebés que al principio están mamando horas y horas. Qué horror. Nada más y nada menos que de se te va el día alimentando a la personita más importante de tu vida. Si, la misma que vive y respirar porque tu la cuidas con todo tu cariño. La misma que engorda gracias al alimento que tu misma le proporcionas a través de tu cuerpo. Alucinante verdad? Aún así tu te planteas si continuar amamantando.
continuar amamantando
Pero parece que has quedado atrapada en el día de la marmota! Y entonces empiezas a pensar que si das algún biberón igual hasta ganas tiempo. No continuar amamantando son palabras mayores, pero tu necesitas tiempo.
Tiempo para qué? Pues no se, para dormir, para darte una ducha, para ser persona quizás? Y entonces empiezas a dar algún que otro biberón, a quitar tomas de pecho… y empieza a parecer que con la leche materna no se sacia. Y al final te das cuenta de que sigues pasando mogollón de horas atendiendo igualmente al bebé.
Es cuando la nostalgia de una decisión que habías tomado asoma a la patita por debajo de la puerta. Tu querías dar el pecho, qué ha pasado?!

Los bebés no sólo amamantan para alimentarse

Este es otro error en el que solemos caer. Y me incluyo porque yo también fui madre principiante llena de preguntas. Los bebés maman para asegurar su producción, para oír el latido de mamá, para regular su respiración y su temperatura corporal al estar en nuestros brazos..
No se si has oído hablar del término exterogestacion. Resumiendo mucho viene a ser el tiempo que los bebés necesitan seguir sintiéndose como si estuvieran dentro del útero materno. La vida es dura para un recién nacido. Ruidos, luces, temperatura y HAMBRE. El bebé jamás tuvo esa sensación dentro del vientre materno. Ponte en su lugar. Complicado verdad? Es un cachorrito que come, caga, llora y duerme. Lo se, es muy desconcertante para ti. Imagina para el.

Nada es tan importante

Seguro que alguien puede a pasar el aspirador por ti. Poner un par de lavadoras. Dejarte algunos Tupper en el congelador. Sacarte al perro. Incluso vigilar a tu bebé mientras te duchas un poco más relajada.
continuar amamantando
Si la casa no está como antes es porque antes no había un bebé. Y no pasa nada! Es verdad que cuando el entorno está limpio y recogido te sientes de otra manera. Pero cuando dejarlo limpio y recogido implica bebé llorando, de verdad es tan necesario? Ya vendrán tiempos mejores.

Algunos Consejos PARA CONTINUAR AMAMANTANDO

Y si nadie puede venir a echarte una mano con todo lo demás, no con el bebé, que para eso estás tú… Fuerza y al toro. Haz una lista de prioridades. Lo primero es comer, y comer medio sano por lo menos. Compra bolsas de ensalada, latas de conservas, embutido, fruta..
Lo digo siempre, el porteo me salvó la vida. Un fular, una buena mochila. Te darás cuenta de que tienes dos manos libres y el bebé la mar de contento junto al olor del pecho de mamá. Porque la teta de mamá es muchas cosas además de hacerlos engordar.
Colechar con el bebé lactante nos echará una mano a la hora de dormir. Si ellos duermen, tu duermes. Y te aseguro que dormir hecha un ocho porque temes moverte y molestarlo, es infinitamente mejor que no dormir.
Pide ayuda! A veces las personas que nos rodean quieren ayudarnos y no saben cómo. O incluso se prestan a darnos la ayuda equivocada. No pasa nada. Son tu familia, tus amigos… pide lo que necesites. Ellos están ahí para ti.

No estás sola

Solemos caer en el pensamiento típico del esto solo me pasa a mi. Pues no amiga, no solo eres tu. Somos el 99,9% de las madres, lactemos o no. No nos da la vida. Tenemos pelusas y el cubo de la ropa sucia hasta las trancas muchas más veces de las que quisiéramos. Si te pasas por cualquier grupo de crianza verás que es la tónica general. Demos teta o no.

Yo misma le di unos cuantos biberones a mi primer hijo. Esto me trajo otras consecuencias que me hicieron dudar tremendamente de mi capacidad para criar a pecho a mi hijo. Me sentí mal? si, pero ahora se que si yo necesité aquello para reafirmarme a mi misma, pues bienvenidos fueron. Quizás ahora no estaría donde estoy. Si hubiera tenido una asesora o alguien que me hubiera explicado un poco como funcionaba esto de la lactancia materna, hubiera sufrido menos. Muchas veces quise abandonar pero escogí continuar amamantando y hasta aquí hemos llegado.

Un consejo, no te pongas límites, no te fustigues, no des excusas. Haz lo que creas que tienes que hacer. Pero con toda la información. Y si continuar amamantando se hace demasiado cuesta arriba, ánimo, a veces hay que tomar decisiones duras pero no por ello son malas decisiones. Eso sí, hazlo con toda la información posible.

Y hasta aquí mis consejos y mis vivencias sobre la otra cara de la lactancia. Si te ha gustado el post y quieres leer más cada semana, no olvides dejar tu correo en la cajita de suscripción.

5 thoughts on “La otra cara de la lactancia. Continuar amamantando.

  1. Qué lindo y motivador 🙂 Espero ayude a muchas mamás primerizas. Y sí, tener una asesora que sepa bien de lactancia es una de las mejores cosas que se puede hacer, yo desde antes del embarazo empecé a acudir a grupos de lactancia y luego al poco de nacer el niño. Porque surgen problemas, pero con la ayuda adecuada, la mayor parte se resuelven.

Nos cuentas algo!?