pregnant-2277768_1920-1-1-01

¡¡Estoy embarazada de mi segundo bebé!!

Si, mi segundo embarazo es una pequeña gran locura, pero, si tantas mamás pueden, ¿por qué yo no? Me surgen tantas dudas ahora… dame luz, dime que no es tan difícil como parece.

Continue reading “¡¡Estoy embarazada de mi segundo bebé!!”

wpid-images.jpg

Segunda Maternidad

Como pasa el tiempo. Parece que hace nada estábamos buscando un bebé y hoy estamos esperando al segundo!
Nuestro segundo bebé ya tiene casi 30 semanas de gestación y es una niña.
He tenido el blog un poco abandonado, lo se. De septiembre a diciembre estuve metida en la formación de monitora acuática perinatal e infantil del Método Amnio®. Me ha encantado, he aprendido un montón y sobre todo he tenido la oportunidad de conocer a las compañeras que son unas chicas sensacionales. Y no se me puede olvidar mencionar a los directores del curso, dos bellísimas personas que nos atendieron estupendamente.

image

Por aquel entonces yo me estaba recuperando de una ciática que vino a verme apenas finalizando el primer trimestre de mi embarazo. Así como con el primero estaba como una rosa, con este no retenía en mi cuerpo ni el paracetamol para aliviar la ciática. Vomitaba frecuentemente, incluso llegué a desmayarme dos veces en el metro. Para colmo de males, de la mala postura y la cojera me dio una contractura en las dorsales que me dejó mas tiesa que un palo.
Casi un mes después y de visitas del Fisio a casa, estaba recuperada. La pega es que llevaba dos o tres noches sin dormir. Me daba la sensación de que estaba muy nerviosa. Como sensación de taquicardia constante que aumentaba por la noche y me tenia despierta gran parte del tiempo. Lo comenté con la doctora de cabecera al ir a pedir el alta y menuda sorpresa al ver que en reposo mis pulsaciones subían a 120!! De la consulta pasé a enfermería con un electro que dejaba ver que yo no estaba nada bien. De ahí a urgencias del hospital, pijama y cama conectada a una máquina las 24h. Diagnóstico de la gestante: fibrilación auricular.

Cardiólogos, ginecólogos, ecografías, ecocardiogramas y más electrocardiogramas, vías pulsiómetros. Me hablaron de heparinas, cateterismos y no se cuantas cosas más. Que horror. Lo único bueno que me dijeron aquella noche fue el sexo del bebé que aún no sabíamos pues la fecha de la eco era para después de navidad.
A todo esto añadirle la terrible sensibilidad en los pezones que llego rondando nochevieja. No podía apenas darle de mamar a mi bebé.
Me ponía muy nerviosa, las palpitaciones volvían una y otra vez. Así que deje de ofrecerle y el dejo de preguntar. Por las noches solía pedir antes de dormirse. Le decía que mama tenía pupa en las tetitas, y el se conformaba dándoles un besito. Algunas veces no colaba y lloraba. Entonces si le daba, aunque me doliera. El se daba cuenta, mamaba muy poquito y me decía ya esta mamá. Y así fue como empezamos con un destete en el que creo que yo lo pase peor que el. Me sentía muy mal. Tampoco ayudaba la medicación, que me dejaba con la tensión en el suelo y solo tenia ganas de llorar. Y lloraba! Aun así tengo la esperanza de que mi niño decida volver a la teta cuando nazca su hermana.

image

Ahora estoy mucho mejor, dos meses después. Descartada enfermedad cardiológica y sin lesiones en el corazón (tuve varios episodios de síncope), controlando con el endocrino la TSH (si, se me disparó solita porque tampoco tenia nada de tiroides antes) han llegado a la conclusión de que todo es a causa de la gestación. Que encantadora es a veces la maternidad!! Afortunadamente mi hija esta bien. No le afecta nada. Me están llevando el embarazo en alto riesgo para no despistar nada, pero todo esta genial por su parte.

La semana pasada fuimos a una charla en otro hospital sobre partos respetados. Salimos encantados. La idea de mi doctora es ponerme la epidural muy rapidito. Tengo que dejar la medicación semanas antes del parto, y ella piensa que el dolor pueda disparar las pulsaciones… Lógicamente si estoy en un hospital que no tiene mas alternativas al dolor que la epidural, qué me va a decir?
Creo que mi idea de un parto de baja intervención queda descartada. Pero de ahí a ponerme la epidural tan rápido… Cómo piensan que voy a sacar al bebé?
He pedido el cambio al otro hospital. Ofrecen otras alternativas (gas de la risa, agua caliente, calor, masajes, pelotas, walking epidural) y creo que puede ir en beneficio de un parto rápido. Si los segundos salen solos! Evidentemente no me cierro a la epidural, mi corazón es lo primero. Pero no me quiero conformar.
Estoy leyendo los libros de la famosa matrona Consuelo Ruiz Velez Frías. Tengo mi pelota de bobath en casa, hago mis ejercicios tranquila, mis respiraciones… Y bueno, tengo esperanza de un parto bueno. Por qué no?

image

En el próximo post te contaré mas sobre ese otro hospital, planes de parto y decisiones importantes.
Gracias por leerme después de tanto tiempo 😉

***Quiero dar las gracias a mi compañeras de Edulacta que me animaron un montón cuando me ingresaron y se me vino todo encima. Sobre todo a Yolanda Lorenzo, a la que confesé estar hundida y me hizo un preparado de Flores de Bach que me fue genial! También a Jade Magdaleno. Esa matrona estupenda que esta detrás del blog Matrona Online. Lo que vale esta muchacha!
Y a mi compañera Elena que me anima un montón siempre. Compañera de embarazo, que salimos de cuentas casi el mismo día!
A mi familia, a mi chico y a mi amiga Sheila. Te quiero Sheila 🙂
Siempre hay que dar las gracias!

image