P.P.Perros y bebés

Me gustan los perros. Me gustan tanto que tengo tres. Cuando pasaron a ser parte de mi familia sabíamos que algún día vendrían niños y que ellos tendrían que querlos tambien. Mucha gente me preguntaba durante el embarazo sobre la crianza de un bebé junto a tres Perros Potencialmente Cariñosos. Yo simplemente respondía como siempre, juntos pero tampoco revueltos. Y asi ha sido. No dejo a Abraham meterse en sus camas ni a ellos en su parque pero todos juntos convivimos.
Seguro que a nadie se le han pasado por alto las palabras potencialmente cariños. Pues os voy a explicar que significan estos términos.

Hoy tengo el placer de entrevistar para el blog a Juanmi Camacho propietario de un precioso bullterrier llamado Vito, educador canino y cofundador de la asociación Club Bullterrier Madrid.
image

*¿Podrías explicar que significa Perros Potencialmente Cariñosos?

R: Hola Ana, lo primero darte las gracias por invitarme a tu blog. Bueno lo de perros potencialmente cariñosos, viene en alusión a la famosa ley PPP (perros potencialmente peligrosos) una ley que bajo mi humilde opinión es absurda, racista, redactada por gente que no es profesional del mundo canino, con unos vacíos legales bastante grandes y un largo etc.
Bueno pues como dices, nosotros formamos parte a nivel particular, del CBTM, el Bull Terrier no está dentro de las 8 razas mal consideradas PPP, pero por ignorancia, por parentesco o simplemente por conciencia social, esta ley nos afecta de lleno. Desde el club cambiamos esta frase (perros potencialmente peligrosos) por Perros potencialmente cariñosos. Ya que defendemos a todos los perros. Para que nos hagamos una idea Ana… ¿quién diría hoy en día que la raza negra es más agresiva que otra? Como bien dicen, una raza no determina el carácter. Tanto en humanos como en perros. Por ese motivo nos pareció gracioso cambiar la última palabra, dándole un significado completamente diferente a la frase.

*¿Qué consejos darías a las madres que tienen o desean incluir en sus familias un perro de estas características?

R: Bueno, empecemos por las familias que tienen un perro en casa y esperan la llegada de un bebé. Lo primero que les diría es que no aíslen al perro del mundo de su hijo, que el perro ya estaba con ellas y seguirá con ellos por lo que se merece su tiempo también. Muchas veces con la futura llegada del bebé, dejamos de prestar atención al perro, dejando de darle largos paseos, dejando de jugar con él y finalmente acabamos cambiando la conducta que habíamos tenido en casa con él hasta ese momento. Todo esto puede afectar de un modo negativo sobre el futuro de la familia. Es fundamental tener una buena relación perro-dueño (buen vínculo), el perro tiene que tener claro antes de la llegada del bebé en qué posición se encuentra en nuestra familia (su manada). Si tenemos un perro que nos controla, que nos impone sus normas, en definitiva, si tenemos un perro QUE NOS DOMINA tenemos que cambiar urgentemente esa situación en el hogar y, si es necesario, contactar con un profesional, ya que nos ahorrará futuros problemas. Si tenemos un perro en casa que tiene sus pautas, que tiene sus rutinas, que tiene su sitio… la presentación, adaptación y convivencia del nuevo miembro de nuestra familia será mucho más fácil. Siempre debemos intentar no humanizar a nuestros perros, esto nos facilitará mucho el día al día en nuestro hogar. El perro tiene que respetar a nuestro bebé, dándole el espacio que necesite y para esto debemos tener al perro bien sociabilizado con personas (adultos y niños), esto no quiere decir que el perro no pueda estar al lado de nuestro bebé, que obviamente puede y debe de estar, pero siempre cuando nosotros lo deseemos NO cuando él quiera. Tenemos que enseñar a nuestro amigo como acercarse a un bebé, no puede ser dando botes como una cabra montesa, ni ladrando como un loco, todo tiene que estar controlado por nosotros (los padres) para que la convivencia vaya fluyendo en una armonía correcta. Cuando hablamos de las características de los potencialmente cariñosos tenemos que entender que son igual que cualquier perro, lo único que puede variar es la fuerza y/o el peso, siendo nuestra responsabilidad el bienestar de ambos. La otra situación que se nos puede dar es que tengamos el bebé y queramos introducir un perro en nuestra casa; si decidimos adoptar, tenemos parte del camino realizado, ya que el carácter del perro adulto nos va a decir si va a ser fácil la adaptación o no. Si nos decidimos por comprar un cachorro, es nuestra obligación la de sociabilizarle con nuestro bebé y no solamente decir al perro como se hacen las cosas, sino que también, hay que enseñar a nuestro hijo/a como se trata a un perro. Es muy frecuente ver acosos e incluso agresiones de niños de 3-4 años a un perro, “es su modo de jugar” (dicen muchos padres) pero hay que enseñarles a respetar al perro como a un miembro más de la casa. Con pequeñas pautas como dar paseos de los dos juntos (niño y perro), realizar un masaje cuando el perro este cansado, dar de comer el niño al perro, etc. podremos tener una manada equilibrada y una familia feliz. Y al igual que antes, si el perro que hemos decidido introducir en nuestra familia es un PPC, las medidas que debemos tomar son exactamente las mismas que si se tratase de otro tipo de perro. Y para finalizar, Ana, el último consejo que me gustaría decirles es que no   dejen a sus niños con sus mascotas solos… los niños son niños y los perros, perros.
image

*¿Cómo presentamos a nuestro bebé a su llegada?

R: Antes de la llegada del bebé podemos ir familiarizando al perro con un muñeco, no solamente para enseñarle a acercarse, si no, para que también vaya aprendiendo que ahora mostraremos más atención a otro miembro más en la casa (por eso es tan importante no tener al perro humanizado). Hecho esto, lo ideal sería tener el cuarto del futuro bebé preparado y que el perro se acerque a la cuna, muebles juguetes etc. pero que no sea su sitio, ese sitio está destinado al bebé y el perro podrá entrar con nuestro permiso y también tendrá que marcharse cuando nosotros se lo indiquemos. Conseguido esto, vamos al nacimiento; llevar un pañal y una prenda que haya tenido el bebé puesta nos puede ayudar para ir familiarizando a nuestro perro con el olor del nuevo miembro de la casa, el día de la presentación, intentaría que el estado del perro fuera el idóneo, por ejemplo, después de un largo paseo o unas carreras, en ese estado su actividad será inferior y nos será más fácil la presentación, sobre todo si nuestro perro es muy intenso o activo. Debemos dejar que el perro huela al bebé e incluso aunque no nos parezca sano, dejar que le chupe los pies, si el perro quiere. Yo no dejaría bajo ningún concepto que el perro se suba al sofá ni a la cama. Ya que aquí estará el bebé en muchas ocasiones y es una buena forma de indicar al animal que el nuevo miembro de la familia también está por encima de él, en la escala jerárquica.

*¿Qué normas hay que poner en una casa con perros?

R: Normas hay que poner, ¿cuáles? Cada uno en su casa pone unas, pero es evidente que tener a un perro, esté o no esté con niños, sin normas es una locura. Ellos desde que nacen se ponen sus normas y nosotros deberíamos de hacer lo mismo cuando llegan a nuestras vidas. Un perro con unas normas mínimas en casa, es un perro que se adaptará más fácil a cualquier cambio que se presente. Por ejemplo: Subidas a las camas, subidas a los sofás, molestar cuando estamos comiendo, exigirnos juego cuando ellos quieren, exigirnos caricias cuando ellos quieren… son pequeñas cosas que podemos evitar. El perro tiene que tener su sitio de descanso y éste tiene que ser diferente al nuestro. Si nuestro perro se sube al sofá, cuando pongamos a nuestro bebe en el sofá, se lo encontrará lleno de pelos, aparte del peligro que podría llegar a ser, que se suba un perro de cierto peso, bruscamente a un sofá, estando un bebé de meses en él. No hay un ABC de normas para perros y niños, pero si podemos entender que ellos (perros), al igual que nosotros, necesitan y necesitamos unas normas de convivencia. Tanto higiénicas como de respeto. Todo esto, sin olvidarnos de que nuestro amigo peludo, también nos exige de otro modo, cumplir con las condiciones de dueños responsables, pasearle, asearle, etc…
image

*¿JuanMi, cómo se comporta Vito con los niños?

R: Vito se porta muy bien con niños al lado. Ahora Vito tiene 5 años y es más tranquilo que antes. Cuando era un cachorro, era muy activo e impulsivo. Cosa que había que controlar para la convivencia con niños. Ya que solo con chocar contra un niño, nos podíamos llevar un buen susto, pero con paciencia e intentando evitar situaciones complicadas o conflictivas fuimos sociabilizando al perro con los niños. Para esto también es necesario (si se puede) explicar a los más pequeños, qué cosas hacer y qué no hacer. Esto nos ayuda bastante con el can. En fin, decir que Vito a día de hoy puede estar perfectamente con niños, teniendo mucho cuidado cuando hay pelotas. Ya que es su juguete favorito y le encantan. Pero basta con un NO para que aguante y no vaya a por la pelota (aunque a él, le encantaría).

image

Referencias sobre CBM

http:// www.clubbullterriermadrid.com/

 

 
image

0 thoughts on “P.P.Perros y bebés

  1. Me ha encantado! Creo que se culpabiliza demasiado a las razas y nos olvidamos de los dueños. Suele haber un perfil típico de adultos agresivos que preferentemente escogen unas razas y no otras, educándolos para ser agresivos. El labrador cachorro nos vende papel higiénico en la tele de la forma más adorable del mundo, eso significa que todos los labradores son buenísimos? Ni mucho menos, dependerá de la educación que reciban. Como suele ser una raza escogida por familias que buscan un perro tranquilo, así lo educarán.
    Tengo unos vecinos con un pitbull adorable. Me come a besos cuando me ve y se planta panza arriba para que le rasquen. Lo tienen encerrado todo el día en una terraza de mebos de 5 metros cuatrados, ahora tiene 1 año y pico, cuando crezca más, tendrá un carácter difícil… y encima la culpa será de su raza. Es patético.
    En agosto se añade un 4º miembro a mi pequeña manada, y este va a ser un PPP… pero ahora lo llamaré PPC! A veces me preguntan con miedo “y qué vas a hacer con ese perro cuando tengas un hijo???” A lo que respondo “educarle, tenga o no tenga hijos”

    1. Esas preguntas minan mucho. Una de mis perras necesita una atención más especial. Tanto me preguntaron en el embarazo que cuando llegamos a casa me agobié un montón. Mi chico me dijo “Ana confía en ellos, lo hemos hecho lo mejor posible y seguro que ellos van a saber responder”. Y asi ha sido. Cuando he tenido dudas he acudido a Juanmi y la verdad que me han encantado siempre sus consejos.

Nos cuentas algo!?